¿Otra burbuja inmobiliaria?

La subida del precio del alquiler es lo que está animando cada vez más a la población a comprar vivienda.

Esto no es así, por ejemplo, en viviendas situadas en el centro, donde el precio por metro cuadrado es más alto, y debido a la rehabilitación de los núcleos más céntricos, se están convirtiendo en lugares para hospedajes cortos y por supuesto, precios de alquiler más altos.

Esta subida de precios en el alquiler no solo se ha dado en los centros urbanos sino que se ha extendido también hacia el exterior pero en menor medida. Esto ha afectado a la compra de vivienda en relación a que, pese a que al principio, a partir de 2015 era muy barato invertir en vivienda, a lo largo de estos años se ha estado experimentado una subida llegando a recuperar un 40% en grandes ciudades como Madrid.

Por tanto, la compra se está centrando en las afueras del centro y la venta de vivienda alcanzó este 2016 una subida del 16% durante el verano.

La pregunta que nos ronda es si nuevamente estamos asistiendo a una burbuja inmobiliaria y la respuesta es no. La vivienda está aún muy por debajo de los precios que se alcanzaron en 2007 y los datos son tan distintos en cada región que es imposible generalizar una tendencia. Además en algunas ciudades españolas el precio de la vivienda todavía está bajando.

Este 2019 estará protagonizado por la compra de vivienda de segunda mano y se prevé que durante los primeros meses puede ir subiendo el precio de la vivienda, pero llegará a estabilizarse. No olvidemos que pese a que estemos viviendo un auge del alquiler, en nuestra cultura está muy interiorizada la preferencia de vivir en una casa de propiedad.

Publicar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies